20.7 C
Tuxtla Gutiérrez

Covid sigue matando a los más vulnerables; pobreza, determinante

GRC Noticias Chiapas

La gente expuesta a los espacios públicos, a los mercados, al transporte es la que mayor mortalidad sigue teniendo; las amas de casa y los jubilados han resultado gravemente afectados por la pandemia

El virus SARS-CoV-2 en México tiene todavía de dónde echar mano con los millones de personas cotidianamente expuestas por necesidad a los espacios públicos.

Desde hace un año y medio, el perfil de muertos por covid en el país se mantiene inamovible: el nuevo coronavirus sigue matando a los mexicanos más vulnerables.

“La gente expuesta a los espacios públicos, a los mercados públicos, al transporte público es la que mayor mortalidad por covid-19 sigue teniendo, porque no todas las personas pueden quedarse  a trabajar en casa y ésa es una realidad en México. El perfil se mantiene y eso no debe de sorprendernos, antes de la pandemia teníamos 50 millones de pobres  y ahora con la pandemia este número se ha incrementado; algunas estimaciones nos hablan de que estamos sobre los 60 millones de pobres o más, qué nos dice esto, que son las personas con mayores carencias socioeconómicas las que siguen presentando los mayores niveles de mortalidad”,  dijo Héctor Hernández Bringas, investigador del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, quien desde mayo de 2020, con base en los certificados de defunción, delineó el rostro de las muertos por covid en el país.

De acuerdo con  el Subsistema Epidemiológico y Estadístico de Defunciones (SEED) de la Dirección General de Información en Salud, hasta la última semana de junio, 81 mil 162 amas de casa habían enfermado y muerto a causa del nuevo coronavirus.

Esto es más, incluso, que todas las mexicanas que se murieron en 2019 por enfermedades del corazón e insuficiencia renal, padecimientos que mataron a 79 mil 127 mujeres en ese año.

A pesar de que los hombres continúan siendo los más afectados por la mortalidad a causa del virus SARS-Cov-2, por grupo, las amas de casa acumulan prácticamente 3 de cada diez decesos.

Reyna Vanegas es una de las víctimas de ese grupo. Murió el 2 de junio de 2020.

Dedicada a las labores del hogar, la ama de casa ayudaba a su mamá en un negocio vendiendo comida afuera de una escuela y por las tardes apoyaba a sus hijos en las tareas escolares.

Nació en Chalco, Estado de México, y  soñaba con tener una mejor casa, por eso quería poner su propio negocio de comida, pero la pandemia le arrebató esa posibilidad.

“Siempre fue una mujer trabajadora, en su casa le gustaba mantener todo en orden, dar atención a sus hijos siempre al 100%, le gustaba siempre tener y hacer un guardadito para cualquier emergencia, no le importaba si estaba cansada o desvelarse para poder realizar todo lo que se proponía; le gustaba irse a trabajar con su mamá,  afuera del kínder y primaria de nuestra comunidad vendiendo alimentos, especialmente para los niños de ambas escuelas, preparaba los  alimentos con toda la limpieza del mundo para que los niños comieran siempre sanamente”, contó César, su viudo.

Hoy, César que se quedó al cuidado de sus dos hijos adolescentes, está más consciente de cómo las amas de casa  están  más expuestas  al contagio y la muerte por el simple hecho de salir a realizar las compras para el mandado.

“Porque  se llegan a encontrar a personas incrédulas que no  guardan la distancia,  que no usan cubrebocas, que no tienen medidas de seguridad en algunos de estos puntos de compras, al igual se suma el hecho de que no sanitizan el dinero que reciben de cambio, ya que  éste pasa por muchas manos y por ahí en un descuido es donde entra el contagio, ellas en general siguieron y siguen muy activas”, comentó.

Rubén fue otro de los mexicanos para el que  los semáforos epidemiológicos no existieron. El empleado de una tienda de abarrotes y recaudería en una colonia popular de Azcapotzalco no paró ni un solo día de trabajar hasta que enfermó en diciembre del año pasado. Murió en sólo tres días en plena víspera de Navidad. Hasta entonces, a diario tuvo que interactuar con la gente que acudía a hacer sus compras y acompañar a su patrón a la Central de Abasto para surtirse.

“Si no iba a trabajar, pues no teníamos dinero para comer, entonces no había de otra, no podía hacer nada él aquí en la casa como otras personas que dicen que se pueden quedar a hacer su trabajo que por la computadora, aquí cómo, si ni hay nada de eso”, explicó Juanita, su viuda.

“La enorme mayoría de personas que han muerto por covid son trabajadores de servicios y dentro de ellos hay una gran variedad; vigilantes, comerciantes, ambulantes, trabajadores domésticas, una gran diversidad de ocupaciones, pero una gran parte pueden ser concebidas dentro del rubro servicios, en contraste, la parte agrícola, son muy pocos, lo que tiene que ver con el hecho de que la pandemia ha impactado en las zonas urbanas”, detalló  el doctor Hernández Bringas en entrevista.

Según el SEED, hasta el 31 de junio 56 mil 869 trabajadores del área de servicios habían muerto a causa del covid-19, entre ellos, vendedores ambulantes, secretarias, capturistas, cajeros, trabajadores de servicios de alquiler, mensajeros, ayudantes de la preparación de alimentos, entre otros.

Con los certificados de defunción, albergados en una base de la Secretaría de Salud, Hernández Bringas ha clasificado a los muertos por covid en 55 diferentes categorías  de ocupaciones en 6 grandes grupos: obreros, artesanos, operadores; trabajadores de servicios; trabajadores agrícolas; profesionistas; funcionarios y directivos y no remunerados o no ocupados.

A partir de ello ha logrado identificar que además de las amas de casa y trabajadores de servicio, los jubilados y pensionados son otro de los grupos que por sí sólo registran un alto grado de mortalidad (18%) pese a que, en teoría, deberían estar en casa resguardados.

Félix Norberto Sánchez es uno de los 52 mil 172 integrantes de este grupo que han muerto a causa del virus SARS- CoV-2. El médico jubilado de 69 años falleció el pasado 11 de mayo cuando México registraba 3 mil 573 defunciones.

“Y los jubilados porqué es un grupo impactado de manera importante, sobre todo por la edad, ésa es una razón muy importante, si eres jubilado por lo menos tienes más de 60 años, pero también tiene que ver con otro hecho muy importante, los jubilados reciben realmente pensiones muy limitadas y muy reducidas, hay datos que nos dicen que el nivel de actividad económica de las personas jubiladas es muy grande, esto qué quiere decir, que aunque tengas una pensión y se supone que deberías estar en tu casa disfrutando de las mieles de tu retiro, esto dista de la realidad, la verdad es que muchos jubilados salen a hacer trabajos eventuales a vender cosas, siguen realizando actividades económicas”, expuso Hernández Bringas.

Desde hace siete años luego de jubilarse, el doctor Félix se dedicaba a la aplicación de ozonoterapia. En su caso, lo hacía por vocación. Viajaba a comunidades rurales a aplicar este tipo de medicina alternativa a adultos mayores y no la cobraba. Al final nunca dejó de dar consulta.

Fue así como su hija Wendy cree  que se contagió, mientras aplicaba ozono a un paciente que tuvo resultado positivo a SARS-CoV-2.

“La falta de actividad en los jubilados disminuye repentinamente, favoreciendo el sedentarismo, eso incrementa obesidad y esta a su vez  desarrolla enfermedades crónicas o descontrolado las ya existentes. Mi papá tenía sobrepeso, diabetes, hipertensión y  el virus afecta más a los hombres que a las mujeres, eso influyó además de su edad”, consideró.

El doctor Hernández Bringas encontró que como Reyna,  Félix y Rubén nueve de cada diez muertos por el nuevo coronavirus son  amas de casa, jubilados o pensionados, empleados de servicio, pero también empleados del  sector público, conductores,  profesionales, no ocupados, ayudantes, peones, artesanos, trabajadores de fábricas y personas que se dedican a la reparación o al mantenimiento.

Profesionistas, entre los que se encuentra personal de salud, educativo,  auxiliares y técnicos en ciencias económico-administrativas, ciencias sociales, humanísticas acumulan 22 mil 473 decesos.

La categoría de funcionarios y directivos y trabajadores agrícolas son las que registran un menor nivel de mortalidad con 9 mil 176 y 15 mil 242 casos respectivamente.

“Así ha sido desde el primer registro que yo hice de este tema hacia mayo del 2020 hasta julio de este año y difícilmente el perfil cambiará porque el virus tiene de donde echar mano”, concluyó.

Información: EXCELSIOR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más vistas

Copy link