28.5 C
Tuxtla Gutiérrez

Pobreza y precariedad, principales obstáculos en la educación en Chiapas

Óscar Gutiérrez | Enlace Chiapas

Tuxtla Gutiérrez.- La pobreza, la marginación, la falta y precariedad tecnológica, fueron los principales obstáculos y desafíos que enfrentaron maestros y alumnos de Chiapas en la conclusión del ciclo escolar virtual ante la emergencia sanitaria desatada por la pandemia del nuevo coronavirus.

Los desafíos para maestros fueron a partir de falta de actualización en los sistemas digitales, aunado a la carencia de señal de internet que imposibilitó y dificultó la comunicación con los alumnos, aseguró el profesor Romeo A. Zunún Archila, director de la escuela primaria Vicente Guerrero, ubicada en el ejido Silvano Gatica, del municipio de Tuxtla Chico, en la costa de Chiapas.

“El desafío fue enorme y difícil, tanto para maestros como alumnos, pero logramos atender casi al cien por ciento a los niños. En las zonas urbanas hubo también complicaciones en el envío de actividades a los alumnos”.

Otra variante  ha sido el método de calificación. Los maestros, agregó Zunún Archila “están conscientes” y ya tenían “dos momentos evaluados de tres”, y con las actividades o carpetas de evidencias “podrán dar una valoración para asignar una calificación”.

El bagaje de conocimientos aprendidos no es igual al de las aulas, no obstante, los maestros impulsaron que los alumnos accedieran “a los aprendizajes esperados en casa, apoyados por sus padres”.

Con esta nueva experiencia, previo al próximo curso, Zunún Archila, dijo que se “valorará de inmediato dónde están las debilidades de los alumnos,” los daños educativos causados” por la pandemia al suspender las clases presenciales, para que el docente organice su proyecto de trabajo para el ciclo 2020-2021.

El directivo escolar no descartó como alternativa adicional la modalidad virtual hacia una enseñanza mixta, una vez que se superen los problemas de la conectividad digital, aunque el gobierno debe resolver antes rezagos históricos del sistema educativo.

En las escuelas primarias, puntualizó, “estamos muy abandonados, en las secundarias” los jóvenes batallan en los talleres de informática con algunas computadoras”.

El profesor Noé Abadía Espinosa, catedrático de bachillerato de la escuela Salomón González Blanco, en el municipio de Berriozábal, en la región metropolitana de Chiapas, dijo que las complicaciones en la modalidad virtual empezaron con el envió de tareas, a través de jefes de grupo.

No todos los alumnos estaban incluidos en los grupos de WhatsApp, en otros casos, los jóvenes no tenían señal para enterarse; los directivos buscaron establecer contacto  con los tutores, con algunos de ellos no fue posible.

“Las tareas se recibieron mediante fotografías de sus libretas y por WhatsApp, muchos alumnos al no contar con señal de Internet utilizaron el correo electrónico, y aunque dijeron sentirse presionados por las tareas, algunos grupos cumplieron en su mayoría, otros no, y hubo flexibilidad para recibir sus actividades”, afirmó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más vistas