Se apagan las voces de lucha social en Tapachula

0
10

Tapachula, Chiapas. Con el fallecimiento del líder social, dirigente de la Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Soconusco, Francisco Aranda Tinajero, se silencia una voz autorizada para denunciar los abusos del poder y las violaciones a los derechos humanos.

El líder campesino y social, Daniel Santiago, afirmó que Tapachula pierde el ícono que exponía al gobierno, desnudando la corrupción y la injusticia, así también al principal promotor de la prevención de adicciones a través de su Escuadrón Mosquito.

Dijo que hace falta en Tapachula voces como la de don Francisco Aranda Tinajero, para expresar el sentir de la población, pero de manera honesta, como él lo hizo, porque a pesar de que en su andar le propusieron cargos públicos, el líder nunca aceptó.

“Es necesario que surjan nuevos líderes sociales que estén a favor de los más necesitados y que levanten la voz en contra de las injusticias y vejaciones de los derechos humanos de los sectores vulnerables, que son oprimidos por instituciones gubernamentales”, abundó.

El tambien representante de la Unión Democrática del Sureste de Chiapas, Daniel López Santiago, luego de saber del fallecimiento, de inmediato, políticos, defensores de derechos humanos, autoridades de la fiscalía y un gran sector de las colonias populares, expresaron sus condolencias a la familia del líder social, que promovió la lucha contra las injusticias con más presencia a inicios de la década de los noventa.

Con su característica vestimenta en color negro, botas de tipo militar, paliacate, sombrero y una larga barba, se hacía sentir encabezando las inconformidades del pueblo, reclamando a los tres niveles de gobierno, el descuido a la población, tanto en el ámbito campesino como el obrero, así también apoyó demandas estudiantiles de esa época.

En el último tramo de su lucha social, Aranda Tinajero se dedicó a dejar la semilla de la enseñanza preventiva contra la delincuencia y las adicciones a través de “escuadrón mosquitos”, donde los niños a través de la enseñanza de la tecnología y el deporte resarcían las malas experiencias por vivir en lugares conflictivos.

Daniel López Santiago, recordó a don Pancho Aranda como una persona de una sola pieza, que sabía escuchar las necesidades de la gente y las exponían a manera de reclamo en cada tribuna, por ello dice, las autoridades le tenían un respeto que a pocos líderes le tienen.

/Mesa de Redacción/

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí