Transportistas suspenden servicio ante amenazas de cobro de piso

0
60

Cacahoatán, Chiapas. Miles de usuarios de colectivos del transporte público de pasaje de las rutas Tapachula – Cacahoatán y Tapachula – Talismán de las empresa Unión y Progreso, considerada entre las más importantes en la frontera sur, quedaron varados por varias horas ante la suspensión de servicio por parte de las unidades colectivos a consecuencia del temor a ataques de parte de sicarios al servicio de los extorsionadores de la banda delincuencial dedicada al cobro de piso.

Fueron más de 200 unidades las que suspendieron actividades, luego de que un grupo de delincuentes irrumpiera la terminal de la empresa de autotransportes en Cacahoatán para intimidar a choferes e iniciar con las extorsiones y cobro de piso al gremio transportista.

Desde hace más de un año grupos delincuenciales comenzaron a operar en la costa de Chiapas a través de extorsiones y cobro de piso a transportistas, que hasta el momento ha provocado que alrededor de 400 unidades estén bajo el acecho de los delincuentes, provocando perdidas económicas superiores a los 300 mil pesos mensuales.

Pero que a pesar de la detención de supuestos líderes de bandas delincuenciales, continúa la arremetida contra transportistas, a quienes les obligan a cubrir una cuota de entrada de 1,200 pesos y 200 pesos semanales por la supuesta protección, y en esta ocasión las víctimas fueron los transportistas de Cacahoatán.

Transportistas afectados reconocieron que hay voluntad de las autoridades pero los resultados siguen siendo adversos, ya que este martes por la mañana dos delincuentes en motocicleta y con pistola en mano despojaron de sus pertenencias en las inmediaciones de su terminal a uno de sus compañeros y le entregaron un celular desde donde los criminales se comunicaron para empezar con amenazas y la extorsión.

Dijeron que el pasado 3 de octubre se realizó a nivel regional un paro de labores de una hora por parte de agrupaciones de taxistas locales, colectivos sub urbanos de otras modalidades en la que se paralizó la actividad en los municipios de la frontera con Guatemala, parte de la sierra y la costa de Chiapas por el acoso abierto que hoy tiene una nueva arremetida en Cacahoatán.

Señalaron que ante esta nueva arremetida, el gremio transportista no descarta en fecha próxima nuevas movilizaciones e incluso suspensión de actividades por espacio de 6 horas.

Detallaron que hay temor porque los delincuentes han endurecido acciones y han cometido asesinatos como el perpetrado con la maestra jubilada Carmen Saucillo en El Ocotal, municipio de Tonalá, por negarse a pagar derecho de piso, homicidios y ataques armados a choferes en Huixtla, han quemado unidades.

Los transportistas hicieron un llamado al gobierno federal a aplicar la ley a los delincuentes sin importar su nacionalidad, ya que el claro ejemplo de que cuando se quiere se puede lo demostrado el presidente del El Salvador, a los diputados que se reformen las leyes que la extorsión se juzgue como delito grave y se persiga de oficio.

Y es que actualidad los miembros de las organizaciones delictivas actúan abiertamente ante la vulnerabilidad de los sectores, y aunque han sido medianamente combatidas por las autoridades, en la actualidad siguen cobrando el derecho de piso semanalmente y quien se niega a la cooperación es agredido.

/Mesa de Redacción/

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí